Siempre, siempre hay que esconder bien las armas para que los niños no las encuentren. Los dildos también cuentan

Todo aquel que tenga armas en casa sabe que hay que esconderlas muy bien para que los niños no den con ellas. Sobre todo porque el potencial destructor de un niño es lo suficientemente alto como para hacer desaparecer cualquier objeto en cuestión de segundos; si además los equipamos estaremos poniendo el futuro del mundo en juego. Y el mundo tiene que aguantar por lo menos hasta que alguien tenga la brillante idea de pasar el Silmarillion al cine (sólo espero que ese alguien sea Woody Allen o Mel Brooks).

A continuación, un vídeo de Evolve que demuestra los peligros que conlleva dejar las armas al alcance de los niños. Hay fiereza en sus ojos.

Visto en Geekologie

    

Lámpara ambiental Cubo de Rubik

Cubo de Rubik con luz

La lámpara ambiental Cubo de Rubik es una contradicción en sí misma: por una parte pretende relajarte con una iluminación suave, pero, claro, tener un cubo de Rubik para resolver es tentador. Tienes que terminarlo. Y eso te come por dentro mientras por fuera te relajas gracias a su luz.

Hay dos posibles resultados, a cual más hermoso: que tu cuerpo implosione y acabes siendo un agujero negro en pijama o que te quedes mirando el gotelé buscando figuras icónicas de los sesenta.

Esta lámpara se carga por USB en su base y proporciona dos horas de juego y furia en tus manos. Por supuesto, es completamente funcional, ya que su objetivo es que pierdas la cordura y te obligues a dormir en el suelo como castigo por no comprar productos cuyo precio esté en números primos. Siempre hay que comparar y elegir la mejor opción, gente.

    

Y ahora, 40 desconocidos dándose guantazos

Max Landis es un guionista estadounidense que aprecia bastante el gesto que Bud Spencer convirtió en arte: soltar un guantazo. Así que decidió reunir a 40 personas (la mayoría de ellas no se conocían) y les propuso el proyecto: asociados por parejas, cada uno de ellos le daría un guantazo al otro y verían la reacción.

Unos se lo tomaron mejor que otros, claro, y, al final, las reglas empezaron a agrietarse y acabó convirtiéndose en el festival de la alegría. Sospecho que se cortaron por estar siendo grabados, tanto para bien como para mal (hay guantazos que preceden a las palizas y otros que preceden al sexo; son difíciles de diferenciar).

Visto en Kotaku

    

La impresionante funda de iPhone que devora al iPhone

Esta enorme funda de iPhone representa a un isópodo marino, o sea, un bicho bola sumergible. Y es maravillosa. Puede que a primera vista pueda parecer un poco arisco, pero cuando coge confianza el bicho bola es una de las mascotas más cariñosas y fieles que existen.

Cuando te ve deprimido se arrastra por el sofá hasta tu regazo y te acaricia con sus patitas para que no te sientas solo (deja el sofá perdido, eso sí), recoge palos si se los lanzas (y está de humor) y además puedes dejarlo encargado de revisarte la bandeja de entrada de Gmail, ya que a través de los siglos su evolución genética le ha otorgado el don de saber automáticamente cuál es el correo no deseado. Es infalible.

No son pocos los casos en los que un matrimonio en crisis ha delegado en su bicho bola encerrándolo en una habitación durante tres días. Pasado ese lapso de tiempo, el bicho bola surge y toma una decisión: si ve un futuro en la pareja simplemente se postrará ante ellos y permitirá que le acaricien. En caso contrario, saldrá por la puerta con gesto trágico y volverá con los papeles del divorcio y un gestor con bigote (que, como sabemos, son los mejores gestores).

Es esa capacidad para percibir las sensaciones a su alrededor la que los convierte en bichos tan valorados en las sociedades más avanzadas. Tenerlo como funda de teléfono es, por supuesto, el mínimo homenaje que le podemos rendir.

Visto en Geekologie

    

Maleta Trolley para vuelos baratos, powered by Darth Vader

Se acabó la lucha para conseguir pasar maletas en cabina en los vuelos baratos tipo Ryanair. Todo sabemos lo burros que se ponen en cuanto te pasas un centímetro o un gramo de los ridículos estandards definidos por las compañías.

A partir de ahora no te harán pesar ni medir la maleta para acceder al avión. Simplemente has de hacer un gesto de suficiencia con la mano y decirle a la azafata con voz grave: "Esta maleta tiene el peso y medidas correcto". Verás como la azafata repite la frase con voz monótona y te deja pasar sin problemas. Para potenciar el efecto intimidatorio, las ruedas de la maleta se iluminan en rojo al caminar.

De momento, a la venta en USA. Esperamos tenerla pronto en QueLoVendan.com

Visto en Likecool.com

    
 1 2 3 4 ... 11 Siguiente

 

 

 

 



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal