Pon los pies sobre la mesa

9
805

Pon los pies sobre la mesa

«La pesadilla de nuestros padres hecha realidad»: así podría definirse este mueble que aúna lo mejor de dos mundos para el relax más incorrecto.

Y es que Luis Eslava ha diseñado una mesa que, además de tener la altura justa para que podamos poner los pies, incorpora un felpudo en su superficie para que quede clara desde el principio su función. Así… ¿Cómo podrá decirnos nuestra madre «Niño, quita los pies de la mesa» si esta está construida precisamente para eso?

En fin, un mueble que, aparte de relajación nos ofrece la posibilidad de vengarnos a través de un refinado ejercició de rebelión. Casi casi tan deliciosamente malvado como comerse, a la edad de 30 años, delante de tu progenitora un bollo de la pantera rosa.

Véase también Felpudo ambigrama, Silla-mesilla para botellas
Visto en Coolest Gadgets
Mesa | felpudo | pies | rebelión

9 Comentarios

  1. No tengo 30 años (mas bien 21), pero te aseguro que si tuviera un bollo de la Pantera Rosa ahora mismo, no duraria ni 5 minutos delante de mi 😀 Por cierto, haber cuando haceis una sección HowTo, por que la mayoria de diseños que presentais en NPC, son extremadamente simples de hacer!

  2. Propongo tambien un TOP 5 UTIL.
    Porque no me negareis que aunque diverdidos, la mayoria son trastos sin utilidad practica ninguna.
    Solo es una sugerencia.

  3. Os sigo desde hace mucho y nunca había comentado a pesar de que me encantan vuestros post, pero hoy no he podido evitarlo.

    La frase de «Casi casi tan deliciosamente malvado como comerse, a la edad de 30 años, delante de tu progenitora un bollo de la pantera rosa», os lo juro que me ha hecho partirme de la risa aqui en la oficina.

    ¡Que gran verdad! Y que gustazo oiga, el de estar en casa de tu madre, sacar un pastelito de la pantera rosa y comertelo diciendo para ti «echame la bronca ahora por comer porquerías y no los dichosos bocatas de mortadela, andaaa, echamelaa».

    Sois geniales, muchas gracias.

    Un saludo

  4. Señores, dejen de decir sandeces. El top-pastelito, el Dios-Padre de todos los pastelitos, se llamaba, se llama y se llamará: BONY

  5. Para mi el Pantera Rosa era lo más de lo más.
    Yo ese gustazo me lo dí en la mili.
    Pude hacer las dos cosas que mi madre nunca me dejaba hacer.
    Jugar con armas (nunca me compró una pistola de juguete) y comer Panteras Rosas cada tarde.
    Por cierto, no he vuelto a probar las Panteras Rosas y de las armas no digo nada porque podrían detenerme XD.

Comments are closed.