Cómo traumatizar a tu hijo

34
109
Cómo traumatizar a tu hijo

No, no me he equivocado en el título. Aunque parezca mentira, existe un libro con este título y se puede comprar .

Según expresa el autor:

Es inevitable, todos traumatizaremos a nuestros hijos, incluso los padres más comprometidos han final terminan haciéndolo.

Aprendamos como determinar nuestro tipo de traumatización personal, cultivemos el resentimiento de nuestros hijos y demosles suficiente material para escribir unas memorias algún día.

Lejos de ser una guía para lograr eso, es simplemente un libro en el que los padres se pueden dar cuenta de cómo, muchas veces, avergüenzan a sus hijos con ciertas acciones.

Seguro que el libro incluye las típicas: tu padre entra a la discoteca para recogerte porque llegas tarde, tu madre se hace la enrollada con tus amigos y dice palabras como «chachi piruli», «guay» o «colega» pensando que es como hablan los jóvenes o la de llevarte el bocadillo al instituto en mitad del recreo a la vez que te da un beso en la frente.

Y ya que estamos, ¿os han avergonzado/traumatizado alguna vez vuestros padres?

Véase también La biblia en Manga, Esculturas con libros, El libro infantil más inquietante
Visto en OhGizmo!
libro | leer | traumatizar | padres | hijos

34 Comentarios

  1. si que te traumatizan y bastante, diciendote cariño delante de tus amigos y eso, por eso mantengo a mi familia alejada de mis amigos desde hace unos cuantos años, es lo mejor que se puede hacer

  2. Pues, yo nunca me sentido avergonzado 🙁 porque porque… bale lo admito, no soy tan «guay» como para no estar traumatizado esque «colega» no haces más que ponerme nervioso con lo «chuli» que sería no presionarme y que todo fuera más «txatxi piruli»

  3. Mi madre tiene la extraña tendencia de llamarme «nena» cuando vamos acomprar algo.

    «Quiero unos pantalones para la nena», «veníamos porque la nena quería un jabón facial», «la nena esto», «la nena lo otro».

    Esto sería normal si tuviera 12 años, pero teniendo 22 saca de quicio.

    Cuando trabajaba de promotora en una tienda de telefónica y me vino a buscar un día le preguntó a mi jefe si me portaba bien. Con mis 19 añitos de ese momento se me cayó la cara de vergüenza.

    En fin… mejor esto que otras cosas. ¿No?

  4. Pues no es por llevar la contraria, pero yo no me siento traumatizado ni acomplejado; no tengo ni he tenido nunca reparos en darle a mi padre o mi madre un beso delante de los colegas, ni que me lo den ellos a mí.

    Por lo demás tampoco me han dado razones, no me llaman «nene» ni le preguntan a mi jefe si me he comido toda la sopita (es broma Jill :P).

    Saludetes!

  5. Yo igual que Teh-Puma, no veo que tiene de traumatizante, no estamos hablando el tópico estadounidense de la madre enseñando las fotos de sus hijos de pequeño y en bolas, cosa que la verdad es que tampoco me importe.

    Yo creo que depende más de el amor propio y projimo de cada uno o de lo que de intenten aparentar, porque porque entre familia y amigos eso son muestras de cariño, y la verdad, de agradecer.

  6. […] se trata de cómo no traumatizar a los hijos. Ay, lo siento mucho, pero… aciertan de pleno. Via:www.nopuedocreer.com/quelohayaninventado/6150/como-traumatizar-a-tu-hi/ sin comentarios en: cultura, educación karma: 10 etiquetas: hijos, educación, traumas, […]

  7. Hombre, yo recuerdo cuando ibas a comprarte ropa y tu madre entraba en los probadores gritando tu nombre y dicendo cosas como, «enseña la patita por debajo de la puerta que no se donde estas» o diciendole cosas al dependiente del tipo «creo que se le marca demasiado el culete…»

    No es que te traumatice la verdad, pero en ese momento quieres que te trague la tierra.

    Ahora soy un tio normal, por mucho que mi madre fuese a verme a un curro o al insti. De echo era yo el que me acercaba as aludar y darle un beso, al fin y al cabo me alimentó durante 23 años y me dio todo su apoyo cuando lo necesité.

  8. A mí me hastia cuando vamos juntas (mi madre y yo) de compras y nos separamos, y ella desde la otra punta de la tienda empieza a gritar mi nombre para que vaya, como si estuviéramos en casa. Se lo tengo dicho que no me llame a gritos en público, pero no se le queda.
    Otra vez estuve dando un concierto de guitarra con mi clase de música en una plaza, y mi madre por ahí en medio del público se levantó y me volvía a llamar por todo lo alto saludando moviendo el brazo y diciendo «Yuhuuu! Aquííí!» -_-

  9. Ahora lo entiendo Jorturos, tus padres se compraron uno de esos y asi acabaste tu….xD

  10. Pero si dejas que tu madre te compre todo… ¡joder!

    ¿Es que no has pensado en emanciparte? 😛

  11. Seguro que «por culpa» de este maravilloso libro Troy sufrio el desdoblamiento extraño de cuerpo y mente que dio lugar a ElCanalla xD

  12. Yo recuerdo una vez en una tienda que a la empleada se le «fastidió» el ordenador y ya saltó mi madre toda emocionada…

    – Te lo mira mi hijo que es informático…

    y ala… toda la tienda mirando para mi…

    Menos mal que era una tontería, si no me corto las venas… con lo bien que me quedan largas… 😛

  13. Pues a mi con mis 21 tacos mi madre se empeña en venir de compras conmigo (toque femenino dice), vergüenza no paso mas bien todo lo contrario cuando me estoy probando ropa y salgo mas de una vez le ha dicho a la dependienta:

    – Mira a mi hijo que buen paquete le hacen esos pantalones

    Yo le guiño un ojo a la dependienta y ella es la que se pone roja jeje

  14. Yo con la edad de 4 o 5 años era propenso a escaparme en los descuidos que mi madre pudiera tener en las tiendas y sitios asi (de hecho lo consegui 2 veces, que yo recuerde 🙂
    Asi que mi madre, ni corta ni perezosa, se compró una correa para niños (igual que la de la ilustración del libro) de la marca Chicco, consistente en correa de longitud variable y arnés de pecho en la misma tonalidad azul (supongo que existirían rosas para niñas)
    Efectivamente se reían de nosotros, conocidos y desconocidos, por la calle y en comercios, etc. Me comparaba la muchachada de mi ciudad con un perro…
    Creo que todavia la conserva (algún día la extrangularé con ella… 🙂

  15. Mi madre tenía la fea costumbre de que cada vez que llevaba alguien a casa, siempre sacaba los «trapos sucios» de su hijo a relucir y además me echaba broncas duras por estupideces como por ejemplo de algún día que no hacía la cama, y cosas así incluso delante de las chicas con las que salía; y algunas veces incluso llegó a hacerlo en la calle cuando me la encontraba de paseo. Cuando le preguntaba que por qué hacía eso, siempre me respondía que en su casa tenía derecho hablar de lo que le diese la gana con la gente que entraba y que si yo quería que eso no ocurriese que me esperase a poder irme de casa. Así que a los 20 años tuve un buen momento de independencia económica y me largué una temporada a vivir sólo desentendiendome de mi madre por completo. Al cabo de unos meses por fin le cogí el teléfono y se mostró bastante arrepentida por humillarme de esa manera delante de mis amistades, y desde entonces no volvió a hablar «mal» de mi delante de nadie. A veces a los padres hay que hacerles saber que sus hijos pueden volar del nido antes de lo que ellos piensan, sobre todo si en el hogar familiar existen normas estúpidas. En realidad la experiencia de independizarse en la veintena es lo mejor que hay desde mi punto de vista :DDD por eso no comprendo como hay gente que incluso pudiendo no quieren largarse a pesar de estar bien entrados en años. Y sin padres que te den la tabarra.

  16. Totalmente de acuerdo con Snakepit. Yo me fui de casa con 21, carrera terminada y trabajo. 11 años después, creo que no he podido tener una vida mejor. He conocido España entera y muchos otros países donde he vivido temporadas. Voy a casa de vez en cuando y me tratan como un rey, jejeee……

    P.S. Me encanta vuestro blog. Es un gran trabajo. Si venís alguno de los redactores por Jerez de la Fra, os llevo de tapitas por el centro, en agradecimiento por los buenos ratos.

  17. En primer lugar es necesario pauntar el axioma irrefutable «Madre sólo hay una… no hay quien aguabte dos», ademas del corolario para la pareja que procrea «A cierta edad (circa 22) los padres se tornan en una mala influencia».

    Sin embargo momentos bochornosos son principálmente cuando delante de las visitas o en situaciones sociales, estos empiezan por señalar (¿proyectar?) una serie de atributos pasando, como partido de ping pong, de uno bueno a uno diametralemte opuesto.

  18. […] | No puedo creer que lo hayan inventado Más información | Perpetual […]

  19. una vez mi madre llamo al médico para pedir cita y la cosa fue así;

    …Hola queria pedir hora mi el nene…

    …Sí señora…un momento…pero hace cuanto tiempo no visita al pediatra? o es su primera visita?…

    …Pediatra?…No no si mi hijo tiene 30 años…

    (si es que tienen un encanto natural…)

  20. Por eso el lema de mi futuro partido politico es
    «Por una ciudad sin niños»
    Para evitar el desgaste de la relacion padres-hijos en una sociedad de adultos competitivos
    Piensen en ello los dias de vacaciones escolares en las grandes urbes.
    No estan hasta el cuello de imberbes en centros comerciales, cines y todo lugar multitudinario.
    El proximo libro a escribirse podria llamarse
    «Como traumatizar a los adultos que te rodean»

    Viva el Anonimato !

  21. Tiene una pinta excelente el librillo. Muy de acuerdo con Snakepit.

    PS: gran Blog este, por cierto, que lo conocí hace una semana y no puedo parar de ir hacia atrás perdiéndome por sus paginas.

  22. La primera vez que fui con un chico al cine tenia quince años… una hora antes, mi madre me dijo: o voy con vosotros, o no sales. No tenia forma de avisar, asi que acepte… y el chico no se asusto! Si es que el pobre era un santo. No volvi a cometer el error de contarle mis salidas con chicos. Y no, de esto no hace treinta años. Hace seis!

  23. A mi mis padres nunca me resultaron un trauma a nivel social, porque mi vida social se limitaba a mis conversaciones con el bocadillo del almuerzo y las partidas al Super Mario Bros (Si, ese, el primero, el original).

    Fui yo quien resulto un trauma para ellos con mis sanas costumbres de magrear a sus amigas, subirme a los alfeizares mirando hacia fuera (En el cuarto piso), lanzar cosas porla ventana, beberme limpiacristales…

    Fue una infancia feliz.

  24. Juas, yo tuve una novia que no sabías dónde acababa ella y dónde empezaba su madre. Encima (a sus 20 añazos de entonces) se refería a ella como «la chiquilla» o «la niña» y cuando estuvimos viviendo juntos durante un año, tenía a la madre día sí y día también allí metida. Lo cual le valió para ganarse el sobrenombre de «el mueble».

  25. ¿Cuenta como trauma eso que hacen todas las madres de quitarte la porquería de la cara con su dedo ensalivado?

    A mi lo que me avergonzaba era cuando ibamos de tiendas y me abría la cortina del probador sin siquiera preguntar si estaba visible.

  26. Yo solo e tenido dos peqeños traumas…
    mas que traumas son esos ratos qe pasas verguenza,
    dsos que dices tierra tragame…
    Explico:
    uno de ellos fue un dia que fuimos a Port Aventura. yo tenia 12 años ( o -)
    mi primer vez que iva.Pues no va y me aparece mi señor padre con unos pantalones cortos roñosos, qe le iva peqeños, una camistea de tirantes, la cual tmb le iva peqeña
    porqe sele veia cai el ombligo, unas zapatillas de tela tipo zuecos y un gorro desos de pescador (el cual todabia conserva) a lo hipy…
    el otro a sido ace unos dias.me tuvo qe venir a recojer x qe tenia el coxe en el taller, y va en medio de la ciudad y prueba su nueva bocina, qe es nada mas y nada menos qe el sonido de la caballeria…
    yo no se vosotros pero en medio de una ciudad…

  27. […] No puedo creer que lo hayan inventado […]

  28. a ver , a ver. la 1º imagen me resulta tan familiar que aun lo llevo en la mente como un mal recuerdo. pero ahora que tengo dos peques de lo cual uno de ellos, segun mi madre es igual que yo en miniatura (si…es bajito) resulta ser un houdini poco convencional, y hable de ´esa´misma correa a mi mujer. y me salta con…si se la pones , atatelo tambien en los ******. parece ser mas traumatizante para aquellos que no vivieron la experiencia que para aquellos que la vivimos en nuestra tierna infancia.
    P.D.: lo del picnic en el comedor tambien…, a causa de una promesa de mi padre y gran tormenta, era divertido.
    un saludo

  29. […] Father & Baby – Click here for more amazing videos Véase también Cómo traumatizar a tu hijo, Especial Padres del Año: Padre asusta a hija, Nuevos candidatos a Padres del Año, Niños […]

Comments are closed.