Mientras, en Transilvania

0
1503

El invierno en Transilvania es diferente. Al menos en la zona donde se localiza el mítico Castillo del Conde Drácula.

Esta lúgubre bola de cristal llena de agua no representa un paisaje típico navideño, rodeado de nieve flotante. Esta bola tiene una reproducción del Castillo de Drácula que, al ser agitada, es rodeada por una bandada de murciélagos. Un detalle simpático y divertido. No nos vamos a poner histéricos por algo así, ¿verdad?