Rocódromo erótico

1
4606

Un enfoque diferente para los típicos muros diseñados para ser escalados.

Normalmente encontraremos en un rocódromo diferentes piezas a las que asirnos. Piezas con una función muy bien definida: servir de soporte para que el escalador vaya progresando.

Pero alguien ha pensado que podría ser una buena idea substituir esas piezas anodinas por otras inspiradas en partes del cuerpo humano. En unas partes concretas: culos, penes, vulvas y tetas.

¿Por qué? Pues supongo que los autores intentarán justificar su “arte” con algunas reflexiones más o menos profundas sobre la relación entre deporte y sexualidad, pero a nosotros no nos engañan. Simplemente son unos cachondos con tiempo libre y ganas de salir en nopuedocreer.com. Y nos gusta.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here