Calavera demoníaca para la chimenea

0
1529

En las noches frías de invierno es gratificante caldearse junto al fuego de una chimenea. Para conseguirlo solo necesitas una chimenea y unos troncos de madera. A falta de chimenea (puede ser que no tengas una a mano) también puedes encender una barbacoa.

En el caso de que dispongas de esos elementos, puedes aprovechar para animar la velada invocando a algún demonio ocioso y explicando historias de terror. Poner en las brasas esta calavera demoníaca, con el fuego llameando a través de sus ojos, puede ser el primer paso para tener éxito.

El cráneo está realizado en un cemento adecuado para resistir temperaturas infernales.

No obstante, si te parece demasiado perturbador, siempre puedes elegir unas calaveras normales y corrientes.