Control de plagas por las bravas: a fuego limpio

0
910

Se acabaron los pesticidas químicos más o menos eficientes eliminando bichos malos, y más o menos eficientes en no perjudicar en exceso nuestra salud.

El ranchero que trabaja estos campos de maíz ha dado con una solución más sencilla, segura y, quizás, más económica: abrasar directamente a los agentes patógenos rociándolos con lanzallamas de propano.

Lo único que parece importante es conducir el tractor a una velocidad adecuada; ni demasiado rápido ni demasiado lento. En el primer caso los bichitos pueden escapar con un bonito bronceado, y en el segundo podemos convertir las mazorcas de maíz en sabrosas palomitas prematuras, que tampoco es muy deseable.

A la velocidad adecuada, sanearemos la cosecha sin impedir su correcto desarrollo natural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here