La maleta con tu cara es práctica. Fea pero práctica

0
515

Solo tienes que hacerte una selfie adecuada, idealmente con cara de mala leche, y pedir tu maleta personalizada.

Y ya te puedes olvidar de colgar etiquetitas o pegatinas que te ayuden a identificar tu maleta en la cinta del aeropuerto o en cualquier aglomeración.

Además, consigues evitar en gran medida la posibilidad de que te la roben. Solo alguien con serios problemas mentales querría intentarlo.


Visto en Mashable