Taza Mugintosh, con teclado posavasos

0
206

mugintosh

En el inicio de los tiempos, los ordenadores personales no se caracterizaban por tener un diseño estilizado y ni se planteaba la idea de que un aparato de esas características tuviera un grosor de unos pocos milímetros. El problema principal era que, las pantallas, para poder visualizar algo, necesitaban un «tubo de rayos catódicos». Un componente cuya mayor virtud era su nombre, ciertamente espectacular, pero con el problema de ser muy voluminoso. Ese inconveniente provocaba que todos esos aparatos acabaran teniendo una forma rechoncha y muy poco aerodinámica.

Ahora ya no existen gadgets con pantallas de ese tipo, pero podemos recordarlos tomando el café en la original taza Mugintosh.

Es de cerámica y está inspirada en el mítico Apple Macintosh 128k. Dispone incluso de un teclado, que en este caso se puede utilizar como práctico posavasos.

magintosh2

Solo le falta el mouse, pero una galletita rectangular puede cumplir perfectamente esa función.

Regalos originales QueLoVendan