La dura vida de los ositos de peluche

0
1040

osito-peluche

A veces no somos conscientes de lo sacrificada que es la existencia de los ositos de peluche que son adoptados por los cachorros humanos.

Los dos ositos que vemos en la imagen son «gemelos». Hace treinta años, eran idénticos. Fueron separados al nacer tras ser adquiridos por una madre que le dió uno a su hijo recién nacido y guardó el otro en un armario.

Ahora, tres décadas después, el propietario del maltrecho osito de la izquierda ha tenido un hijo y la nueva abuela le ha regalado a su nieto el osito «nuevo», al que no es difícil augurar un futuro complicado.