Imprescindible: el bebé-petaca te permite emborracharte y ser un buen padre al mismo tiempo

0
169

Un padre borracho es un perfil familiar adorable que, tristemente, sólo sale a relucir cuando se reúne a hablar con el Jefe de Estudios acerca del futuro de su vástago y acaba vomitando sobre la mesa (para los que no hicieron la EGB: el Jefe de Estudios era una figura temible de una autoridad dudosa; nadie conocía sus funciones, aunque siempre echaba broncas y le olía mal el aliento. También se le conocía como «lugarteniente de Sauron», «El Mal Tras El Despacho», «El Castigador» y «El Camisitas», dependiendo del grado de respeto que uno le profesara).

El padre borracho también solía ir a los partidos a pelearse con los otros padres, con el entrenador y, sobre todo, con el conserje. Hay una rivalidad histórica entre los conserjes y los padres borrachos que nunca he llegado a entender, sobre todo porque los conserjes también suelen ser padres borrachos en sus ratos libres; probablemente fuera la envidia.

En fin, da igual porque todo se ha solucionado. El Cool Baby es una petaca que se introduce en un bebé de plástico de un realismo prácticamente nulo, aunque eso carece de relevancia: nadie se va a acercar a un tipo borracho con un bebé colgante. Sería como acercarse a Ripley amenazándola con un atizador: te mereces todo lo que te pase y no te quepa la menor duda de que te pasará.

Lo más sorprendente es que el Cool Baby no parece que vaya a ponerse a la venta. Es un proyecto de Kickstarter que no ha calado entre la gente. Cuando escribo estas líneas le faltan cuatro días para reunir 45.000 dólares. Crucemos los dedos.

Visto en Geekologie