Esas barbas navideñas

0
54

El mundo está lleno de criaturas taciturnas, oscurecidas por el peso de un destino maldito y una condena terrible. Esas personas se dejan crecer la barba con el único propósito de hacerla pasar por un árbol de navidad. Los prejuicios de la sociedad impiden que eso se lleve a cabo; la gente no concibe que un tipo tenga un árbol en el mentón. Así que los barbudos vagan por la existencia como almas en pena, esperando el momento en el que la sociedad los acepte por lo que son: un adorno.

Pues bien, me enorgullece comunicar a todos aquellos que siempre han querido hacer de su barba un árbol de navidad que ya pueden hacerlo. Una bolsita de Beard Baubles contiene las suficientes bolas de navidad barbudas como para convencer hasta a los más reaccionarios. Nadie volverá a dudar de que esas barbas tienen un propósito mobiliario, el de colgarse cosas. Y esto es sólo el principio. Han estado mucho tiempo cohibidos y ahora van a explotar y se van a colgar todo lo que pillen por ahí: señales de tráfico, yogures, renos y abuelas, y cuando ya hayan saciado su apetito colgante se colgarán los unos a los otros: barbas enredadas en barbas durante kilómetros, avanzando en regimientos ordenados y silenciosos (si gritan se desatan) camino a la barbería más cercana para soltar al unísono su grito de batalla: «córtame las puntas.»

Visto en Like Cool