El cojín sushi lleva consigo la alegría. Y el arroz, claro

0
99

El cojín sushi presume de un funcionamiento sencillo y sin aspavientos: uno simplemente lo coloca en un sofá y de repente la casa se ve inundada por el optimismo y la alegría. Ese efecto aumenta cuando se apoya la cabeza en él, ya que produce sueños coloridos protagonizados por las chicas de Sailor Moon con las partes picantes pixeladas. O por lo menos eso es lo que yo sueño cuando me tumbo sobre un montón de arroz.

Y el cojín siempre sonríe. No importa lo que le hagas, el tipo mantiene la compostura, soporta las embestidas del destino (o sea, del perro) con la mayor de las sonrisas porque es un cojín profesional, preparado para superar cualquier eventualidad que pudiera surgir. Uno puede tener una casa completamente negra y al colocar el cojín sushi su actitud cambiará y pasará a ser una casa divertida y alegre. Un poco roñosa, sí, pero nadie se fijará hasta que se queden pegados en el sofá, y para aquel entonces ya se habrán divertido lo suficiente y habrás cumplido como anfitrión.

Véase: más cojines originales.
Visto en Oh Gizmo!