Sacos de dormir heroicos Selk Bag

3
165

Esto funciona más o menos así: te invitan a una acampada y accedes porque hace demasiados años que no colocas tu cuerpo a la intemperie y sientes curiosidad por su reacción. Igual implosiona, grita por los poros o evoluciona sacando miles de tentáculos que rastrean el bosque en busca de un router. El caso es que aceptas. Y ya que lo haces, lo haces bien.

Llega la hora de dormir bajo las estrellas. Hasta el momento no te ha dado ningún ataque de ansiedad; hay 3G, así que lo llevas bien. Tus compañeros han montado la tienda de campaña mientras tú intentabas sacarte una rama del zapato. Os ha llevado la misma cantidad de tiempo conseguir ambas metas. Todos han preparado sus sacos de dormir raídos y mohosos por su vida aventurera repleta de emociones. Te hablan de sus virtudes, su capacidad para aislar el frío gracias a capas de materiales que para ti suenan todos a adamantium.

Así que te pones tu saco de dormir de Iron Man en la tienda de campaña y sales al exterior. Sabes que tu saco es el mejor (es el maldito Iron Man) y todos esos runners paganos van a aprender una lección. Miras a tu alrededor: una chica le está dando una sesión de reiki a un barbas; un tipo ha sacado una guitarra y murmura letras propias porque todavía no está seguro de sus sentimientos (se asegura de decir eso en voz alta para que quede clara su profundidad emocional); la otra chica te mira en un descuido y aprovechas la oportunidad para alzar la mano y hacer como que le lanzas un rayo de energía. Ella sonríe y levanta un pulgar. Y mira hacia otro lado.

Y decides ser tú mismo. Te sientas a la mesa con tu saco de Iron Man, comes como un cerdo, te emborrachas en menos de una hora y te das una vuelta por el bosque pensando que puedes hacerlo, ya que gracias a tu maravilloso traje puedes dormir en cualquier sitio. Forma parte de ti. Y además recicla la orina. Estás seguro de eso, sí. De las películas o de los cómics, pero lo dicen en algún sitio. Pues ya está, a echar la noche.

Amaneces en lo alto de una colina enfundado en un saco de dormir de Iron Man meado y vomitado. Despiertas por el ruido de unas hélices de helicóptero que da vueltas sobre ti. Y entonces piensas algo que sólo puede pensar alguien al que todavía no se ha pasado la borrachera: en la tienda de campaña no vi ningún helicóptero, ¿dónde lo guardaban? Así que señalas al helicóptero y gritas «¡jamás me cogeréis vivo!» y echas a correr por el bosque. Te capturan en menos de diez minutos. Descubres que son guardias forestales. Atas cabos. Te llevan junto a tus compañeros. Se alegran de que estés vivo. No es un sentimiento recíproco pero sonríes igualmente, te rascas la nuca y pides perdón aunque te dé igual recibirlo.

Te quitas el saco de dormir, te cambias de ropa y mientras el resto desmonta la tienda de campaña tú te alegras de que todavía haya conexión 3G, ya que tienes algo importante que tuitear: Finde en la montaña durmiendo bajo las estrellas. Respirando. Paz absoluta. Descansando de la ciudad con amigos. #naturalezaviva #reiki #conexióninterior

Petselfie, selfies para perros

3 Comentarios

  1. […] 336x280_RobaPost */ google_ad_slot = "4851235450"; google_ad_width = 336; google_ad_height = 280; Sacos de dormir heroicosComentarios FacebookComentarios (1) Elvago123:Ponganlo en venta en nopuedocreerquelovendan y yo les […]

  2. […] es la forma más cómoda de estar en el campo sin estar en el campo. Al protagonista del post anterior le habría venido bien una de estas. Es una cama, sí, pero también se transforma en litera, sofá […]

Comments are closed.