Cómo hacer una cuchara de emergencia (y por qué)

1
6552

Si necesitas una cuchara eres un tipo normal. Si necesitas una cuchara de emergencia es que la evolución no se ha portado muy bien contigo. Te ha dejado de lado, se ha ido a otros quehaceres, no sólo tienes pocos midiclorianos sino que además debes un buen puñado a unos tipos más inteligentes que tú y que decididamente jamás necesitarían una cuchara de emergencia porque tienen dos cosas de las que tú careces: sentido común y manos. Así que descartamos a los tiranosaurios.

Pero digamos que necesitas una cuchara de emergencia porque, bueno, es una emergencia. Te preguntaron qué te llevarías a una isla desierta, dijiste que un libro de poesía porque había féminas en el grupo y al día siguiente amaneciste en una isla desierta maldiciendo a tu yo del pasado mientras mordisqueabas versos.

Pues así y todo, necesitarías una botella de plástico y unas tijeras para fabricarte una cuchara de emergencia. Por suerte, las botellas de plástico abundan en las playas. Las tijeras no. Pero da igual: vamos a suponer (sólo por encontrar soportes para la línea de pensamiento) que encuentras unas tijeras dentro de un coco. Tijeras dentro de un coco: no son raras, he visto cosas más punzantes en el interior de lugares menos peludos, así que no pongáis esa cara.

Para acceder a las tijeras has partido el coco. Con tus manos. Tienes manos. Pero necesitas una cuchara de emergencia. Porque habrá comida que no puedas comer sin la cuchara de emergencia. Queda claro, ¿no? Porque una cuchara de emergencia es bastante más digna que comer con las manos. Está claro, ¿no? ¿O qué? Yo lo tengo claro.

Pues eso: si tienes una botella de plástico y unas tijeras puedes hacerte una cuchara de emergencia.

De nada.

Visto en Laughing Squid

1 Comentario

Comments are closed.