El Reloj-Bailarina se esfuerza en decirnos la hora para que aprovechemos el tiempo (vano intento)

0
231

El paso del tiempo duele. Unas veces más, otras menos, pero en general siempre hay una sensación de seguro que podría haber hecho algo más productivo al final del día. Es la terrible consecuencia de vivir en una constante cuenta atrás.

Para que seamos conscientes de ese esfuerzo, un diseñador alemán llamado Meike Harde ha decidido optar por mostrarnos a una muchacha haciendo posturas imposibles para indicarnos la hora. Es una terapia psicológica que viene a decirnos «hey, me estoy rompiendo la espalda para recordarte que son las 17:32 y todavía estás leyendo cómics enfundado en tu pijama chino. Ya te vale.»

El Reloj-Bailarina es un generador de estrés y de culpabilidad. Y, vale, de responsabilidad también, pero menos. A efectos prácticos es como tener una pantalla con tu yo maduro reclamándote una posición de relevancia en tu dominio mental. Normalmente se calma con un par de cervezas, sí, aunque no aconsejo verter líquidos sobre el reloj, no sea que la bailarina se enfade y yo, desde que vi Cisne Negro, temo más a una bailarina enfadada que a Godzilla ciego de anfetaminas.

Visto en Design TAXI