La impresionante funda de iPhone que devora al iPhone

0
134

Esta enorme funda de iPhone representa a un isópodo marino, o sea, un bicho bola sumergible. Y es maravillosa. Puede que a primera vista pueda parecer un poco arisco, pero cuando coge confianza el bicho bola es una de las mascotas más cariñosas y fieles que existen.

Cuando te ve deprimido se arrastra por el sofá hasta tu regazo y te acaricia con sus patitas para que no te sientas solo (deja el sofá perdido, eso sí), recoge palos si se los lanzas (y está de humor) y además puedes dejarlo encargado de revisarte la bandeja de entrada de Gmail, ya que a través de los siglos su evolución genética le ha otorgado el don de saber automáticamente cuál es el correo no deseado. Es infalible.

No son pocos los casos en los que un matrimonio en crisis ha delegado en su bicho bola encerrándolo en una habitación durante tres días. Pasado ese lapso de tiempo, el bicho bola surge y toma una decisión: si ve un futuro en la pareja simplemente se postrará ante ellos y permitirá que le acaricien. En caso contrario, saldrá por la puerta con gesto trágico y volverá con los papeles del divorcio y un gestor con bigote (que, como sabemos, son los mejores gestores).

Es esa capacidad para percibir las sensaciones a su alrededor la que los convierte en bichos tan valorados en las sociedades más avanzadas. Tenerlo como funda de teléfono es, por supuesto, el mínimo homenaje que le podemos rendir.

Visto en Geekologie