Un tipo atraca una sex-shop. Sus armas: juguetes sexuales y unas botas altas

4
371

Brisbane, Australia. La madrugada del pasado sábado un tipo entró en una sex-shop e hizo sonar la alarma. La propietaria del local, Fiona Coldrick, se presentó allí para encontrarse una escena un tanto curiosa: un tipo vestido de mujer, con peluca y botas altas había entrado por el techo.

El ladrón, molesto por la interrupción, atacó a Fiona con los juguetes sexuales que tenía a mano mientras se abría paso hasta el techo. Fiona describió la escena como divertida, un adjetivo que se queda muy corto.

Una vez el tipo salió de la tienda por el tejado se encontró con la policía y fue arrestado por el robo frustrado y por posesión de drogas.

Sólo espero que el tipo aprovechara la oportunidad para soltar una de esas frases que todos queremos decir pero nunca tenemos posibilidad de hacerlo: «tengo un dildo. No me obligues a usarlo, ¡que estoy muy loco!.»

No está de más decir que aquellos de vosotros que andéis faltos de munición podéis visitar nuestra armería oficial, QuelovendanX. Los que entren por el techo serán recibidos con los brazos abiertos.

Visto en Mirror

4 Comentarios

  1. Durante un tenso segundo, he pensado que dirías que los que entraran por el techo serían recibidos por el suelo de dildos (el muro de dildos 2.0 que publicásteis el otro día) sin lubricar.

    • También tenemos ese servicio, pero lo reservamos para ocasiones especiales: bodas, comuniones y el primer día en el que el perro se frota contra tu pierna.

      Si lo hiciéramos con todos los clientes perdería su encanto 😉

  2. Por si algún amante de las armas se lo pregunta, el arma (dildo-vibrador delantero aparte) es un fusil de asalto Valmet RK 62/76 finlandés. El parecido con el típico fusil soviético AK-47 «Kaláshnikov» que muchos habrán advertido no es casual: de hecho, el RK-62/76 es una versión suya.

    Finlandia fue invadida por Stalin en 1939-1940 («La Guerra de Invierno»), poco antes de que la propia URSS fuera invadida por la Alemania Nazi. Tras la II Guerra Mundial, este país nórdico tuvo un estátus de «neutralidad» (similar al de Austria) que le hacía mantenerse en el Bloque Occidental pero siempre «bajo el punto de mira» soviético (había bases militares soviéticas en su suelo).

    Así que en el fusil de reglamento del ejército finés tenía una lógica «influencia» del arma del Bloque Oriental por excelencia, el AK-47, y empleaba su mismo cartucho, el de calibre 7,62x39mm.

    Los fusiles de la serie Valmet RK-62 (iniciados, como su cifra indica, en 1962) y siguientes (hay hasta un RK-95, de 1995) se fabricaron también en calibres más afines al Bloque Occidental, como .30-06 Springfield (el mismo del fusil semiautomático «Garand» americano de la II Guerra Mundial) y luego en el 7,62x51mm NATO / OTAN (como el del M-14 yankee, el FAL belga, el HK G-3 alemán o el muy español CETME B) y, finalmente, en el Cal. 5,56x45mm NATO, usado desde el M-16 A1 norteamericano de la Guerra de Viet-Namy que hoy se emplea mayoritariamente en casi todos los fusiles de asalto actuales: M-4 (USA), FNC (Belgica), HK G-36 (Alemania), CETME C (España), FAMAS (Francia), Sig 550´s (Suiza), Steyr UAG (Austria), SA-80 (G. Bretaña)…

    El Valmet RK-62 se considera una de las versiones más duras, fiables y resistentes del AK-47 (ya de por sí un icono de la fiabilidad ante el trato más duro). No en valde, debe funcionar bajo gélidas temperaturas de -40º C, e incluso inferiores. Esa antiestética culata fija metálica (existió también en madera, plegable, etc) permitía cavar una trinchera en la nieve más dura y esos mandos sobredimensionados son para poder usarlo con guantes gruesos. A su vez, sirvió de inspiración para otro fusil de asalto mítico, el «Galil» israelí (fabricado en 7,62x51mm y 5,56x45mm NATO).

Comments are closed.