Cama Snorlax: duerme y come, pequeño

0
363

Dormir, despertarse para comer y dormir de nuevo es un ciclo vital maravilloso, un plan sin fisuras. Lo malo es que el cuerpo no lo acepta y te obliga a ir al aseo. Eso rompe el ritmo. Los habitantes de la casa (que habían pasado este tiempo agazapados junto al baño) ven algo moverse al fondo del pasillo, te llaman y por mucho que los ignores acaban formando un argumento con las palabras «trabajo», «responsabilidad» y «ya tienes pelos en los huevos.»

Las dos primeras admiten réplicas fulminantes sin pensarlo mucho, pero la tercera es una obviedad que llama tu atención por la relación entre el vello púbico y la vida en sociedad, algo en lo que no habías pensado antes. El caso es que prestas atención a esas lenguas de serpiente, te lían y acabas teniendo una vida social plena que en realidad no es más que una interrupción de ese ciclo ideal que te habías creado.

Snorlax es el pokemon que representa esa vida, y nada mejor que dormitar sobre él para recordarte continuamente cuál es tu verdadero objetivo, el camino a seguir. El equivalente revolucionario sería dormir sobre el Che y el fiestero hacerlo sobre Berlusconi (en serio, alguien debería hacer una cama Berlusconi).

La cama Snorlax es obra de Catherine Kim, que sabe lo que el mundo necesita y lo ha hecho realidad. Una visionaria.

Visto en MAKE