Mochila cefalópoda

0
101

Jennifer Mones es la creadora de la amigable Mochila cefalópoda. Es extraña a primera vista, quizás algo parasitaria y sin duda generadora de grito automático («¡quítamelo, quítamelo!») pero una vez te acostumbras es toda simpatía y buen hacer.

Cierto es que no puede albergar muchas cosas dada su amplitud craneal, lo que es, honestamente, un punto a favor. Todo demuestra que cuantas más cosas metas en una mochila menos vas a encontrar, así que lo mejor es guardar solamente las llaves y el tabaco (así y todo, una vez por semana te quedarás fuera de casa o sin fumar; es inevitable).

Lo malo es que Jennifer no la ha puesto a la venta; simplemente la ha presentado en su blog con un escueto Hi guys, I made myself an octopus backpack que me suena a yo puedo hacer esto y tú no; en consecuencia, eres basura. Y probablemente lleve razón, por lo menos en mi caso.

Le seguiremos la pista para ver si se decide a comercializarla y, si fuera así, la traeremos a Quelovendan. Porque sabemos reconocer un objeto imprescindible para la existencia en cuanto lo vemos.

Visto en Boing Boing