Policías desconcertados al descubrir, en plena redada, que los padres llevaban bocadillos a sus hijos en una rave ilegal

0
1

Domingo cuatro de mayo, a primera hora de la mañana, la policía hace acto de presencia en una rave ilegal para llevar a cabo una redada en la localidad de Butleigh (Somerset, Reino Unido).

Tras encontrarse con la escena típica de una rave, con coches con el maletero abierto en un aparcamiento y gente divirtiéndose a lo grande; arrestan a unos cuantos por tenencia de drogas y se preparan para terminar la fiesta. En ese momento descubren a los padres de unos menores en plena transacción de sándwiches para que los chavales aguanten la jornada sin desfallecer.

Parece que los jóvenes habían avisado a sus padres para que les mandaran algún sustento con el que seguir la fiesta, ya que estaban hambrientos pero animados y, comprensiblemente, temían abandonar la fiesta por si ocurría algo interesante y se lo perdían (siempre sucede).

La sorpresa de los agentes fue mayúscula, claro, y lo único que pudieron hacer fue terminar la fiesta, marchar a casa y, bueno, supongo que reflexionarían acerca de su vida, su trabajo y el contenido de los sándwiches.

Visto en Nothing to do with Arbroath