Cómo tatuar a tu vástago sin tatuarlo

0
201

Lo sé, lo sé: cuando al rey de la casa le da la rabieta lo primero que a uno se le pasa por la cabeza es llevarlo a un tatuador y plantarle un pene alado en la espalda para recordarle quién manda en casa.

Es una medida drástica y hay que evitarla siempre; recordemos que esos pequeños crecerán y nos podrán pagar con la misma moneda, que previamente nos habrán pedido (lo que jode todavía más).

El Body para Bebés Macarras es una forma de dar salida a esa frustración y tatuar al niño sin tatuarlo. Hacerle la cresta es opcional, claro, pero no sería lo mismo. Yo también agregaría algún piercing y sombra de ojos, pero, en fin, mi sentido de la paternidad está íntimamente ligado a mi sentido arácnido y no los distingo con claridad, así que no soy el mejor ejemplo a seguir.

Visto en Dude I want that