Terrorífica, sexy y robótica: como a mí me gustan

0
113

Jordan Wolfson es un artista especializado en las instalaciones y la escultura. En su última obra ha colaborado con el estudio Spectral Motion; no tiene un nombre oficial, pero es la muchacha que podéis ver en la fotografía. Y no, no es humana. Tampoco es una robopilingui, es… bueno, no sé. ¿Impide eso una cierta dosis de palotismo? En mi caso no, aunque tampoco soy un parámetro a tener en cuenta: si dos piedras se frotan ante mí con cierta sugestión también me sirven.

El caso es que tiene un sistema de reconocimiento facial que usa para provocar ataques cardíacos entre los asistentes. Pero eso lo veréis en el vídeo:

Visto en Like Cool