Joyería culinaria con perfume incorporado

0
103

Digamos que la mujer de tus sueños camina por la calle hacia ti. Es seductora a la vez que frágil y nadie espera al muñequito verde de los semáforos como ella. El viento agita sus cabellos a cámara lenta aunque el resto del cuerpo vaya a una velocidad estándar, pero son precisamente ese tipo de defectos los que te atan a ella sin remedio.

Digamos que consigues acercarte a ella sin diluirte en sudor y descubres que lleva un colgante con un huevo frito. Te gusta que le gusten los desayunos. Ese colgante es obra de Tiny Hands y está hecho a mano. Es decir, alguien ha tocado un objeto que ahora toca a tu chica; ese alguien lo va a pagar, pero eso será después porque ahora mismo hay otra cosa que te llama la atención: tu chica huele a huevo frito. La fragancia se abre paso por tus fosas nasales sin tu permiso y sin albarán de entrega, lo que te indigna. Sabes que ese olor sale del colgante. Que esos Tiny Hands introducen el olor de la comida a cada una de sus obras. Y sabes que tienes que hacer algo al respecto:

Si decides hablar con Tiny Hands para pedir explicaciones, pincha en este enlace.

Si decides ser valiente y hablar a tu chica porque estás seguro de que tiene que ser ella y nada ni nadie os separará jamás, pincha aquí.

Si decides dejarlo pasar para otra ocasión y hacer lo que haces siempre, pincha aquí.

Visto en Laughing Squid