Retratos en el tren

0
188

Lo habitual cuando uno va en tren es leer un libro o escuchar música. También hay gente que se queda mirando por la ventana preparándose para admirar un campo de girasoles con molinos al fondo que, por supuesto, nunca aparece porque estás en el maldito cercanías y no haciendo el Interrail, así que vas a ver fábricas y, con suerte, alguna bolsa de plástico voladora que se asemeje a un pájaro.

Está la opción de escuchar conversaciones ajenas y participar en ellas mentalmente, aportando argumentos incisivos y ejemplos vigorizantes para que las ramas del conocimiento se expandan y los temas a tratar se multipliquen, demostrando así que cualquier aspecto de la existencia está conectado y que es precisamente esa conexión la que nos hace humanos. Y en cuanto termines de imaginarte la conversación descubrirás que te has imaginado la conversación.

Finalmente está la gente como October Jones, que se dedica a dibujar cabezas de los pasajeros y colocarlas de forma estratégica sobre sus cuerpos. La fotografía resultante es delirante y demuestra que en comparación todas las actividades que uno hace en el tren son meras anécdotas.

Visto en Oh Gizmo!