Una vela infinita

13
2486

La vela infinita, como podéis ver en las fotografías, no se acaba jamás. Se regenera. Es un bucle de luz eterno que hará las delicias de los mayordomos jorobados y los amantes del sado. Los mayordomos jorobados amantes del sado simplemente lo fliparán.

Coincidiréis conmigo en que lo mejor de las velas es dejar que goteen sobre un recipiente y luego poner otra vela sobre el colchón de cera. Y otra, y otra hasta que el recipiente parezca el hermano pequeño de Chtulhu. Además, ese amasijo de cera da la impresión de ser antiguo y transmite que, bueno, usas velas. No es un dato muy relevante sobre uno mismo, y decididamente no sirve de nada ponerlo en el currículum, pero puede despertar pasiones entre aquellas personas que consideran que una cena romántica sólo lo es a la luz de una vela porque así no se pueden ver los hilillos de baba de la otra persona o, peor, su hermana mayor: la espuma en la comisura de los labios. Llevan razón.

A mí tener un puñado de grasa de ballena ardiendo a mi lado mientras como no me seduce demasiado, pero los hilillos de baba tampoco. Si tengo que elegir, me quedo con la ballena (alerta de columpiada: no sé si se siguen haciendo con grasa de ballena, pero hace poco leí Moby Dick, me quedé con eso y tenía que decirlo, ¿vale? Es lo único que sé de las velas, dejadme decirlo y me callo. Ya está. Lo he dicho. ¿Duele?).

Visto en Like Cool

13 Comentarios

  1. Es imposible una vela infinita sencillamente porque cuando no tiene espacio para derretirse la cera se quema (se evapora), la segunda etapa de esta vela garantiza que no quedará cera cuando la mecha se consuma completamente, y la razón es simple, la cera no tiene para donde caer.

    Igual es un objeto curioso.

    • La vela infinita es imposible no por cuestión del espacio, sino porque el combustible que la que la mantiene encendida es la cera de la vela, y no es que la cera se evapore, sino que se quema para producir CO2 y agua. Si al final nos quedamos con la cera que se llega a escurrir, tendriamos una vela muy pequeñita.

  2. Uno de los mandamientos frikis es (o debería ser) «no utilizarás la palabra «infinito» en vano».

    • «Infinito» es una palabra maravillosa que hay que usar a la mínima sospecha. Porque hay muy pocas cosas infinitas, en unos años caería en desuso y se sustituiría por «un buen puñao». Hay que evitar eso a toda costa.

Comments are closed.