Inevitable: Robocup

0
63

Sí, es la Robocup: está entre nosotros, podemos ser felices, la vida es buena, confeti, orgías, oh dios mío es tu padre, dónde están mis calzoncillos y todo eso, pero a mí lo de beber de una taza que es la cara de alguien me desconcierta porque asumo que estoy sorbiendo sus pensamientos. Y, seamos sinceros, si en tu cabeza sólo hay café significa que tus pensamientos son diuréticos, así que no nos vamos a llevar bien.

También es extraño lo del asa. Es obvio que una taza debe tener un asa, pero cuando es una cara pasa a ser una oreja o un bocadillo de pensamiento. La oreja viene bien porque si es una cara le vas a hablar en algún momento y estaría bien que te escuchara porque si un objeto inerte pasa de ti estamos ante una crisis nerviosa; ahora bien, si es un bocadillo de pensamiento hay cosas ocultas que no te está diciendo. Uno puede esperar traiciones de cualquiera y desde cualquier ángulo, pero la taza de café debe ser confiable, segura, el pilar sobre el que construir el templo del día.

Vamos, que me da cosica.