Una silla-taza para removerse inquieto

0
357

Vivir dentro de una taza es un sueño normalmente atribuido a las bolsitas de té que, sin embargo, puede extenderse al ser humano si nos hacemos con una silla-taza como la que podéis ver en la imagen.

Hay una frase muy usada en novelas policíacas que dice algo así como «se removió incómodo en la silla». Esa frase puede adquirir otro carácter si la aplicamos a la silla-taza. El resultado podría ser «se removió en la silla, se echó una cucharada de azúcar y se bebió. Se notó amargo, pero cuando quiso echarse otra cucharada era demasiado tarde».

Aunque, claro, hay que tener en cuenta que adquirir mobiliario para hacer chistes malos sólo nos garantiza que las visitas a casa se limitarán a una primera vez y que además serán visitas muy cortas. A partir de entonces tendremos que usar la silla-taza para colocar las tazas de café y hablar con ellas, lo que es a la vez triste, tierno y poético. Como la filmografía de Van Damme.

Visto en Boing Boing