La gente suele expresar sus emociones mediante gestos y palabras. A veces incluso combinan las dos cosas y uno tiene que dividir su atención entre escuchar el discurso gritado, evitar los platos que vuelan en su dirección y responder a su grupo de Whatsapp "Hoy la liamos ¿sí o no, copón?" que hoy ya está bastante liado y no va a poder ser.

Para la gente de Sensoree todo esto es innecesario (sobre todo lo de los platos), así que han diseñado un suéter plagado de sensores que cambia su color según el estado de ánimo del portador.

Aprendiéndose la tabla que podéis ver arriba uno puede saber cuándo acercarse a alguien y preguntarle cómo está (sólo cuando esté en azul) o cuándo pedirle dinero (cuando esté en marroncito claro, que está en su mundo y todo le da igual). Algo realmente útil que espero se instale en la sociedad con celeridad para ver cómo se interpretan las manchas de café y de ketchup.

Visto en TIME

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan