El espejo que te devuelve una sonrisa, lo mires como lo mires

0
84

Vale: no es un espejo. Es una pantalla con un sistema de reconocimiento facial y órdenes de distorsionar las zonas de la cara que forman una sonrisa.

Y vale: no son sonrisas. O por lo menos no son brillantes sonrisas que iluminan los prados de la felicidad, el optimismo y el gozo.

Pero los de la universidad de Hirose-Tanikawa están optimizando el concepto e intentando que las sonrisas sean cada vez más realistas o, dicho de otra forma, que el espejo mienta mejor. Se supone que las posibilidades terapéuticas serán muchas, sobre todo aplicadas al campo de las patologías psicológicas. No sé hasta qué punto me gusta esa modificación de la realidad para tratar otra modificación de la realidad, aunque ese concepto no es nada nuevo bajo el sol.

Yo me conformo con no ver mi cara de dormido al despertar. Si un espejo me devuelve la cara de una persona dispuesta a iniciar un gran día, sin legañas, sin restos de baba y sin una colilla colgando de una oreja de forma inexplicable me sentiré lo suficientemente aliviado.

Visto en Gizmodo