Eco-Dough: a comer plastilina, niños

0
177

La plastilina comestible no es algo realmente nuevo. Realmente el concepto debió surgir la tercera vez que le dieron plastilina a un niño y vieron que, efectivamente, se la comía. E intentaba destruirla de todas las formas posibles, tal y como estipulan los cánones de la niñez.

Pero Eco-Dough es algo ligeramente diferente: es plastilina comestible, sí, pero además es nutritiva. Lleva trazos de coco, zanahoria y otros alimentos que difícilmente ingerirá el niño por voluntad propia (y recordemos que su voluntad es inapelable gracias al poder de los berreos y los sobornos pucheriles). Existe una versión sin gluten, lo que está muy bien. Lo que no existe es una versión que asegure que la plastilina no acabará decorando toda la casa en un orden proporcional a los arranques de furia de la bestia; en alguna casa puede quedar bien, pero los trazos expresionistas no son del gusto común.

Visto en Inventor Spot