Las Pringles, ahora más seguras

1
173

Reconozco que nunca he sido muy de Pringles. Demasiado perfectas para mi gusto; todas con la misma forma, ordenadas, disciplinadas,… muy militares, por decirlo de alguna forma. El dispensador de EntreX, una especie de lengua de madera o portaincienso de los baratos, potencia ese efecto, ya que las muestra desnudas e igual de ordenadas y homogéneas.

Bien, vale: hay que agradecer que ya no se corre el riesgo de meter el brazo en el tubo para coger la última maldita patata, quedarse encallado, tener que ir al hospital e inventarse cualquier pretexto que involucre un acto sexual indigno para no reconocer que jamás se te ocurrió volcar el tubo. Así que a ese respecto está bastante bien, porque aparte de «a mi chica le pone Mega Man» no se me ocurre ninguno.

Visto en Incredible Things

1 Comentario

  1. Siempre puedes alegar que a falta de algo mejor, lo usaste de «condón de mano».

    Aunque eso provocaría tal cantidad de risas descontroladas que no sé si sería bueno, o malo.

    Lo de megaman te hace parecer friki pero no un enfermo…

Comments are closed.