Traje antibalas: ser acribillado sin perder el estilo

4
118

La gente que lleva traje está más expuesta a ser acribillada que la que viste con ropas del mercadillo. Es una simple cuestión de aprovechamiento de recursos: una bala es cara; desperdiciarla para atravesar una camiseta de dos euros que ha sudado 23 conciertos y está a dos pasos de ser usada como paño no merece la pena.

Pero además tenemos que sumar las probabilidades de éxito: haciendo una comparativa de los seres malignos que han poblado el planeta durante los últimos 40 años descubriremos que todos ellos llevan traje; por tanto, es más probable que si disparamos a alguien al azar que lleve traje tendremos más posibilidades de acabar con alguien perverso que si disparamos a un jubilado paseando a su Yorkshire. Por otra parte, si disparamos al Yorkshire el éxito está asegurado porque son el mal hecho mascota y enfocado a los tobillos. Malditos sean.

También hay que decir que uno no puede menos que ser un seguidor de Barney Stinson y sus múltiples teorías acerca de la necesidad de llevar traje, así que, considerando los pros y los contras, yo diría que el traje antibalas de Garrison es absolutamente imprescindible. Está fabricado con tiras de nanotubos de carbono, hechas por la misma compañía que provee a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Su eficacia ha sido probada contra balas de 9 mm e incluso de una Colt 45. El precio, claro, refleja todo esto: casi 20.000 euros de traje que podrás usar en más de una boda si no te envenenan. Porque si alguien quiere acabar contigo encontrará la forma de hacerlo. Y seguramente empezará por los tobillos.

Visto en Daily Mail

4 Comentarios

Comments are closed.