La silla nómada

2
78

A primera vista la silla nómada de Jorge Penadés no parece especialmente cómoda, aunque hay que tener en cuenta que está pensada para un público muy específico: aquellos deportistas capaces de escalar cumbres o correr 10 kilómetros sin pestañear pero a la hora de sentarse necesitan una silla. No es, digamos, un nicho de mercado muy amplio, pero alguien tenía que llenarlo.

Porque por muy sudado que estés, el hecho de sentarte en una silla es diferente al de sentarse en una roca. No tanto por la comodidad sino por la idea de premio. Te mereces algo mejor. Además, si hay que elegir un solo elemento de equipaje antes de salir de viaje, conozco a más de uno que se llevaría una silla. Ninguno de ellos es deportista, claro. Ahora que lo pienso, ese es otro nicho de mercado: la gente que necesita estar sentada porque su cuerpo se siente extraño en cualquier otra posición. No, no están enfermos; cada uno combate a la gravedad con un estilo de lucha específico y todos son válidos mientras no pierdas la batalla.

Visto en Gizmodo

2 Comentarios

  1. Se ve muy resistente, y la madera siempre tiene ese encanto clásico. Como concepto no está nada mal pero si tuviera que llevar una mochila con el mismo volumen llevaría una de campismo más algo de equipo de supervivencia.

Comments are closed.