Vale, yo friego. Que alguien me pase el whisky

1
98

Fregar los platos es, contra todo lo que se dice, una hermosa actividad. Movimientos mecánicos que no requieren de implicación emocional alguna y dan lugar a pensamientos de lo más extravagantes: uno no puede pedir más a la vida.

O sí. Quizás se le podría pedir que el detergente a usar para fregar oliera a whisky. Algo así han pensado los de Archer (seguramente mientras fregaban), que han presentado a bombo y platillo este envase austero con el que pretenden que toda nuestra vajilla huela a whisky para mostrar un algo de virilidad y un mucho de alcoholismo.

Por supuesto, uno no debería beberlo mientras se saca una bala tras un tiroteo en el lejano oeste. Más que nada por las burbujas, que se repiten mucho.

Visto en Geekologie

1 Comentario

Comments are closed.