Braguitas animales: hay que tirar de las orejas

0
506

Esto no es un post de culos. Podría serlo. Sé que a buena parte de nuestros lectores les haría felices. A mí también. Pero esto no es un post de culos, es un post de ropa de culos. Hay una ligera diferencia: lo importante es la ropa, no el culo. Vale: si la ropa sirve para ocultar el culo, lo importante es el culo. Porque necesita ser ocultado y eso lo convierte automáticamente en un tesoro. Pero ojo: no en un cofre del tesoro; sería extraño que en su interior albergara monedas de oro y la calavera de un pirata. Aunque ambos elementos nunca están de más en la economía doméstica.

Estas adorables braguitas de animales son obra de Knickerocker. Los precios oscilan entre los 20 y los 40 euros y realmente merecen la pena. Hay diversas opciones: gatos, zorros, cerdos, mapaches, ratas,… El impacto visual que deben provocar al ser descubiertos en la intimidad posee un valor emocional de 7.8 en la escala Richter aplicada al ritmo cardíaco.

Pero cuidado, chicas: el hecho de que a tu pareja le guste que lleves estas braguitas puede indicar cierto grado de bestialismo creciendo en su interior. Para solventar dudas propongo un experimento: introducir un cerdo en casa y llevar las braguitas de cerdo. Ver la reacción de tu pareja, saber cuánto tiempo tarda en decidirse y, sobre todo, saber por quién se decide. Si te echa de casa habremos descubierto algo importante en la relación.

Visto en Laughing Squid