Por fin: guantes de látex que se pueden quitar sin pelear con uno mismo

1
1453

Los guantes de látex tienen más usos de los que uno podría suponer: pintar la casa sin mancharse, llevar a cabo una operación quirúrgica, masturbarse sin preservativo pero con látex para no sentirse raro, ducharse sin que haya contacto físico como castigo por no haber cumplido una promesa o atracar una mansión sin dejar huellas y arrastrando un par de cadáveres. El caso es que después de cada una de estas acciones, dignas en sí mismas, viene una parte que barre esa dignidad y lo convierte todo en un chiste. Esa parte es quitarse los guantes.

Las manos sudan. El látex se pega a las manos. Las dos manos están cubiertas de látex. El látex no agarra el látex. Se establece una lucha entre una mano y la otra y entre una parte del cerebro que nos dice que lo tomemos con calma y otra que siente vergüenza ajena. Todo nuestro hogar puede quedar arrasado hasta los cimientos intentando quitar uno de esos malditos guantes.

Pues bien, eso se acabó.

Los Safe Cut Surgical Glove de Park Bomin, Jung Sumi, y Chu Yeunho añaden un simple corte en forma de ventana (de ventana rectangular) y una pestaña de la que tirar. Ya está. Así de fácil. Sólo falta que alguien invente la forma de quitarse los zapatos con la mirada para confirmar que hemos alcanzado el paraíso.

Visto en Oh Gizmo!

1 Comentario

  1. Esto mismo, recuerdo que hace años, un poco mas rudimentario, lo enseño un señor de pueblo, en un programa de estos de inventores que poblaron la parrilla de tv patria.

    Recuerdo claramente, que poco menos que se rieron de el, se mofaron, le dijeron que era una mala idea.

    Consistia en una tira de celo a modo del de la noticia.

    ASi que alguien estara tirandose de los pelos. O quizas no.

    Pero dede luego no fueron formas de tratar a alguien que habia tenido una idea, y ademas buena.

    (Di que lo recuerdo por el asunto de lo mal que le trataron, mas que por el invento en si.)

Comments are closed.