Libro de química con petaca en el interior. La mejor fórmula

0
420

Dejemos algo claro desde el principio: si eres de esos a los que le preguntan la tabla de elementos y dice el nombre de sus cuatro amigotes mientras uno de ellos se ríe desde el diafragma, necesitas este libro. Si, en cambio, eres capaz de recordar todas las valencias, mezclas y estados de los elementos y te sabes (por lo menos) el nombre de 50 pokémon diferentes, necesitas la petaca.

Porque uno puede introducir una petaca en cualquier libro y disimular, pero siempre corre el riesgo de que le pregunten acerca del libro o pidan que se les lea alguna parte. No es el caso. El título del libro es «Introducción a la Química». Nadie va a preguntar nada; temen que haya una respuesta. Quizás uno de los cuatro amigotes (el más avispado) te grite a modo de saludo «‘¡ay, Walter White!» (pronunciado aigualterguái). Pero poco más.

Mientras tanto, puedes seguir enfrascado en la lectura y análisis de todos los procesos químicos por los que pasa una borrachera de petaca, que son cortos en el tiempo pero altamente eficientes.