Dentadura postiza como pulsera. Porque la elegancia está en los complementos

0
391

La gente de ConcaveOblivion ha decidido relegar las funciones principales de la dentadura postiza (asustar a los niños, despegarse, perderse) a un segundo plano y centrarse en las virtudes estéticas. Porque las tiene. Sólo hace falta fijarse en la pulsera de la fotografía para quedarse embobado ante su efecto hipnótico y embriagador sólo roto al saber su precio, que supera los 100 euros.

Barato para una dentadura postiza, caro para una pulsera. Así que no faltará gente que se la intente incrustar en la mandíbula para ahorrarse un dinerillo. En caso de conseguirlo, es posible que el organismo acepte el cuerpo extraño y lo haga formar parte de él, pasando sus hijos a heredar la información genética necesaria para tener la dentadura redonda y dando lugar así a un nuevo ser humano: el homo bocaplatus, un ser cuya virtud es poder comer desde todos los ángulos.

Por si la pulsera no fuera suficiente, aquí tenéis el peine-dentadura postiza, claro sustituto de los peinados de madre, basados en estirar el peine a muerte después de humedecer el pelo mediante lametones. Pura nostalgia.

Visto en Boing Boing