Mesa de conferencias Boeing 747. Y que las ideas vuelen

0
123

Vamos directos a las virtudes: la mesa de conferencias hecha con el motor de un Boeing 747 puede congregar a 12 personas sentadas y otras tantas sobre la mesa (seguramente desnudas); cada silla posee 6 puertos de conexión diferentes y uno puede elegir el color del LED que ilumina la mesa (esto último más que una virtud es casi un derecho). Ah, y, bueno, no tiene el motor, claro.

Ahora bien, está claro que si uno se gasta más de 40.000 euros en una mesa de reuniones, la primera tormenta de ideas que se dé tendrá que estar dedicada a recuperar esos 40.000 euros invertidos en la propia mesa. La segunda tendrá que buscar el lugar donde colocarla; la tercera será un cálculo más o menos simple para saber si uno puede tener mejores ideas sentado ante un motor de avión que ante una mesa de contrachapado con cicatrices de café y virutas de tabaco.

Personalmente, nunca me han gustado las mesas de cristal porque no te permiten rascarte las zonas íntimas sin que alguien te mire, se contagie (es como los bostezos) y la reunión acabe sin ideas pero con escozores. No compensa.

Visto en Geekologie