Espejo Halcón Milenario

1
104

Contra todo lo que se oye por ahí, la imagen que devuelve un espejo nunca es real; es la imagen de una persona que se mira en el espejo. Y eso ya es un cambio. Frente al espejo mostramos lo mejor de nosotros: los hombros alineados, miradas penetrantes, entereza, decisión y unas gafas limpias. Lo que sale de la casa es una criatura huidiza, con mirada de persiana a mediodía, cuyo mayor miedo es encontrar la tienda de cómics cerrada y con el sentido arácnido pendiente de conocidos a los que poder evitar a tiempo.

Por eso es mejor quedarse con la persona del espejo. Y si ese espejo tiene forma de Halcón Milenario, mejor. Porque está claro que una persona que se acerca remotamente a Han Solo es una mejor persona, se cae bien y, por tanto, es factible de caer bien a los que le rodean. Yo me caigo más o menos bien, y si no fuera yo probablemente sería amigo mío; pero si ese otro yo tuviera un espejo del Halcón Milenario os aseguro que me convertiría en mi mejor amigo. Aunque nunca me dejaría un libro, un mechero o una mascota. Que me conozco.

Visto en Nerd Approved

1 Comentario

  1. «La imagen que devuelve un espejo nunca es real; es la imagen de una persona que se mira en el espejo. Y eso ya es un cambio.»

    Nunca me había planteado algo así, pero es totalmente cierto. Ya no volveré a mirarme al espejo de la misma forma.

Comments are closed.