Por fin: dormir en aviones sin tener que invertir en un cuello nuevo ya es posible

6
226

Uno nunca es consciente de la flexibilidad de su cuello hasta que intenta dormir en un autobús o en un avión. No importa la estatura o la complexión física, la cabeza jamás coincidirá con el hueco del asiento diseñado para apoyarla. Así que nos vemos obligados a buscar opciones diferentes: apoyar la cabeza contra el frío cristal y esperar que la vibración nos relaje, improvisar una almohada con la chaqueta o retorcer el cuerpo en un intento desesperado de que las rodillas apoyadas en el asiento delantero nos estiren las cervicales.

Todo esto, por supuesto, sin contar con esos maravillosos especímenes humanos que se niegan a usar auriculares y nos hacen partícipes de su excelso gusto musical.

Pues bien, gracias al Relax Ally Travel Restband tendremos alguna posibilidad de conciliar el sueño. Es algo muy simple: una cinta que se ata al asiento e impide que los vaivenes del conductor conviertan el viaje en una tortura. La cabeza mantiene una posición erecta y eso, con ayuda de alguna amenaza previa al resto de viajeros, podrá, quizás, hacernos dormir.

Se me hace inevitable comparar el Relax Ally Travel Restband con la Almohada Avestruz. Posiblemente el camino hacia el sueño se encuentre en una mezcla entre ambas. No perdamos la esperanza.

Visto en Oh Gizmo!

6 Comentarios

  1. Y así fue como el viejito murió decapitado debido a la brusca frenada del conductor…
    O la hermosa señorita, se quedó dormida y se dio cuenta tarde de su parada y de que tenia la cabeza atada al asiento, su cuello se quebró a la mitad al intentar desesperadamente descender…
    Lindas maneras de morir…

Comments are closed.