Oncle Sam: haciendo palomitas una a una

4
187

El mundo va demasiado rápido y al final no se entiende nada; un día uno cree que está en la flor de la vida y al día siguiente descubre que es el abejorro de la flor de otro jardín, o el moscardón o cualquier otro actor secundario, y ha estado polinizando a diestro y siniestro sin darse cuenta de que el protagonista de su película no era él, la cámara no le ha seguido en ningún momento de su vida y además el catering estaba frío.

Deberíamos detenernos y contemplar las cosas hermosas de la vida, y no me refiero a las calculadoras solares (que también) sino a algo tan sencillo y cotidiano como las palomitas. Laurent Beirnaert, Pierre Bouvier y Paul Tubiana, estudiantes de ECAL, nos proponen una modificación de nuestra forma de vida: hacer palomitas una a una para contemplarlas y reflexionar sobre, bueno, ya sabéis, palomitas.

Para hacerlo necesitaremos un artilugio llamado Oncle Sam y la paciencia que utilizábamos mientras se cargaba un juego del Spectrum. Hay que recuperarla intacta, con la misma emoción que te mantenía tenso durante dos horas y la misma ilusión. Como alternativa, se puede poner una película y verla mientras alguien se encarga de las palomitas. Luego, durante el debate, se degustan. Es otra opción.

Visto en Design Boom

4 Comentarios

  1. Lo que faltaba: algo que hiciera que el palomitero de los cines tuviese razón al decir «No se queje, que podría ser peor» cuando me quejo de que la fila va despacio.

Comments are closed.