RoboChair. Siéntate incómodo pero disfrútalo

2
79

Las sillas plegables tienden a estar escondidas en el armario hasta que alguien se digna a hacernos una visita; una vez en la mesa, se tornan protagonistas absolutas de la velada mostrando sus dotes para dejar marcas en el culo y provocar cambios de postura cada 17 segundos. Cuando la visita huye, la silla vuelve a sus aposentos y tú has perdido un amigo y has ganado 3 puntos en sadismo gratuito.

RoboChair no va a impedir que eso ocurra, pero se puede alisar el culo de forma más amena y divertida. Porque RoboChair alegra el salón; no tienes por qué ocultarla y, es más, seguro que todas las visitas, queriendo hacerse los graciosos, querrán sentarse en ella. Tiene ese extraño magnetismo que te obliga a amarla en el momento y odiarla en la posteridad, como las guindillas.

RoboChair es un proyecto de Brad Benke que podéis apoyar en Kickstarter. Todo sea por tener esos ojos mirándote todo el tiempo.

Visto en The Fat Brat

2 Comentarios

Comments are closed.