Toallas seductoras

0
463

Las diferentes versiones de Dick Towel nos permiten ser sinceros o mentir; podemos jugar a la decepción o a la agradable sorpresa, según las previsiones de éxito que tengamos. Es más, podemos intentar engañar a la víctima cambiando el sexo de las toallas, e incluso podemos ir un paso más allá y engañarlas cambiándonos de sexo, pero eso requiere una inversión mayor.

Pero lo triste de las mentiras es que, por lo general, sólo una de las partes saca provecho de ellas; pues bien, con los calzoncillos Miénteme Pinocho los dos interesados quedarán más que satisfechos con cada invención y estoy seguro de que te proporcionarán material para mentir de forma más grande y espectacular. Al fin y al cabo, es por el bien de ambos.

Visto en This is why I’m broke