Un reloj blando daliniano, en tu salón

2
541

Salvador Dalí definía un reloj blando como «el queso Camembert del espacio y el tiempo, suave, extravagante, solitario y paranoico-crítico». Ante tamaña evidencia, poco más hay que añadir. Lo extraño es que algunos «sesudos» críticos de arte se empeñen en interpretarlo como una referencia a la teoría de la relatividad de Einstein… ¡Paparruchadas! Yo me quedo con la teoría del Camembert.

Esos relojes blandos aparecen en obras como La persistencia de la memoria, La desintegración de la persistencia de la memoria o Reloj blando en el momento de su primera explosión (en la imagen) y ahora (el concepto) también puede estar presente en alguna estantería o mueble de tu casa.

El reloj blando Melting clock mide 18 cm. de alto y puede colocarse al borde de cualquier superficie plana sin que llegue nunca a derretirse del todo.

2 Comentarios

Comments are closed.