Spider-man playero. Por fin estamos a salvo

0
166

Despiertas a las cinco de la madrugada. Bajas a la playa y clavas la sombrilla en medio de la oscuridad y el silencio más absolutos. Contento por haber reservado tu lugar, subes a casa y contemplas tu hazaña desde el balcón. De repente, algo sucede: un tipo atraviesa la playa, quita tu sombrilla (la única) y clava la suya, usurpándote el lugar de forma vil y rastrera. Podrías jurar que el invasor ríe en la oscuridad, pero quizás sea producto de tu imaginación. Un sudor frío te empapa, sientes el terror febril creciendo en tu interior y la vista comienza a nublarse. Querrías huir a ciegas, pero sabes que las chanclas no te van a permitir correr y, en cualquier caso, el eco de tus pisadas en la noche te delatarían ante el depravado playero. Y las preguntas: ¿Qué has hecho tú para merecer esto? ¿Qué puedes hacer? ¿Por qué está el ciudadano tan indefenso ante los malhechores? ¿Llamas a las autoridades? ¿Llamas a… Spider-man? ¿Podrá su mortífera pelota de playa reducir al villano? ¿Podrá su gorra p’atrás defenderlo de ataques sorpresa? ¿Le alertará su sentido arácnido antes de pisar un castillo de arena? Tu futuro pende de un hilo. Literalmente.

Visto en Ufunk