El sacacorchos mecánico

4
193

La mayoría de inventos pretenden hacernos la vida más fácil. Eso es de agradecer, pero a veces convertir un proceso simple en una hazaña llena de obstáculos y dificultades también es de agradecer, sobre todo si es otro el que la hace.

La máquina sacacorchos de Robb Higg pertenece al último grupo, así que la podemos calificar de rubegoldberiana. Casi tres minutos de agonía, estertores y ruidos infernales para conseguir abrir una botella de vino. Eso sí, el momento en el que acaba la batalla y el corcho suelta su último alarido sabe a gloria (bueno, a corcho). Si alguna vez, en algún momento de la historia, en algún rincón de las profundidades cósmicas, una máquina ha estado cerca de sufrir un orgasmo, desde luego ha sido aquí y ahora, antes de servir el vino.

En el siguiente video (más reciente) se puede contemplar una versión de la máquina funcionando en un ambiente lúdico-festivo.

No le des más vueltas, NO vas a poder tener algo así en tu casa. Jamás. Pero sí que te puedes hacer con una versión hiper-reducida: el Sacacorchos Planetary Gears, basado en la aplicación de un Engranaje planetario.

Visto en Geekologie

4 Comentarios

  1. Yo conozco el invento contrario: un compañero que trabajaba en un taller y abría botellas de vino los días de fiesta. Era «el mecánico sacacorchos».

Comments are closed.