Cabina parásito en San Francisco

9
124

Las casas rodantes están evolucionando. Por ahora, la cabina parásito de Jenny Chapman y Paul Endres está fija, pero en el futuro la equiparán con cohetes para salir volando y acoplarse a otro edificio. Tiene instalados unos paneles solares en el techo para no tomarnos la molestia de robar luz a los vecinos, así que podremos dedicar todo ese tiempo a robarles cualquier otra cosa.

Personalmente echo en falta un acceso directo al bar de abajo en forma de trampolín o escalera de mano, así como un buzón (sólo para ver la cara del cartero).

Hay que decir que el tema de la ducha y los desagües no está contemplado; sería más bien una especie de desván donde guardar trastos, tirárselos a alguna amiga o, simplemente, un lugar apartado para invocar al diablo, jugar a la Ouija y sacrificar conejos a alguna deidad pagana sin sacrificar la posibilidad de pedir comida a domicilio.

Visto en Boing Boing

9 Comentarios

  1. Yo a eso le llamo caseta no cabina.

    Pero vamos igual que dicen por ahi que pared mas blanca, ademas que rara tener doble sobra en penunbra, cuando la carretera se ve una sobra totalmente nitida….

    fake?XD

  2. Hum, parasitismo inmobiliario.

    Creo que me voy a colgar un par de casas entre las torres espacio de madrid.

    La cosa es… ¿Seria legal si ellos usasen una cizalla contra los tensores de mi casa parásita?

    La Gusa, se te ha olvidado «lo más importante» para lo que puede servir una casa pequeñita…

    …¡Hablo de jugar al mus, malpensados pervertidos!

    • Esta página la lee gente de todas las edades, así que expresiones sucias y depravadas como «jugar al mus» están prohibidas porque enturbian la mente de la gente bien. Es preferible hablar de sexo. Si es con objetos inanimados, mejor. Por ejemplo, ¿es posible el amor entre un hombre y una dentadura postiza?

Comments are closed.