Micropod, oficina de jardín sin enanos

12
1209


La oficina de jardín sirve para trabajar en casa sin los inconvenientes de trabajar en casa. Uno permanece en el perímetro pero no está llamado a intervenir en todo cuanto suceda en el hogar. Esto anula una de las leyes básicas de la convivencia: cuando uno tiene algo importante que hacer, todos los factores a su alrededor se disponen en su contra. Grifos que estallan, hornos que se inmolan, puertas que más que chirriar entonan el himno de Polonia, niños respondiendo preguntas a la televisión y un perro lamiéndose la entrepierna con tanto fervor que te hace preguntarte qué le habrás hecho tú a la evolución para que te ponga tantas costillas.

Por eso el Micropod es la salvación de la especie. Está acabado en haya (aunque se pueden pedir otros acabados) y mide 2.5 x 2.0. Tiene un sistema de calefacción bajo el suelo que, dado el tamaño de la oficina, se extenderá y creará un ambiente envidiable. El Mac no está incluido. El jardín tampoco. Y esa inspiradora pared de ladrillos rojos, ideal si te dedicas a diseñar paredes de ladrillos rojos, pues tampoco.

A continuación voy a decir el precio. Para que no os quedéis con mal sabor de boca, voy a compensarlo con un video de António Silva que os elevará el ánimo.

Visto en Likecool

12 Comentarios

  1. Demasiado bonito. Me refiero a lo de fuera. Y eso a mi me daría ganas de salir a rodar en mi jardín, así que más me vale tener un jardín asqueroso, con clavos por cesped, zurrullicos de castor por flores y cruentas y vomitivas criaturas de lo más profundo del averno que resulten de lo mas molesto para que prefiera quedarme dentro de ese cubil enormemente caro y que además el humano de Bricomanía lo hace mientras deposiciona, come, lee el periódico junto con la bibliografía de Arrabal y Cervantes juntos y se monta un negocio de venta de bolígrafos caducados.

    • Has conseguido usar en un mismo comentario los términos «Bricomanía», «Arrabal» y «zurullicos de castor». Qué grande eres, Matildo 🙂
      El video era para sobreponerse de los 13.000 euros, una cifra que sólo leerla provoca sudores fríos y crisis de ansiedad.

      • Me siento halagado… Por cierto, ¿me podríais dar la opinión (todos los que leáis esto y me conozcáis por mis comentarios)de cómo escribo? Es que quiero insertarle el logaritmo para escribir libros como churros a mi nueva máquina no patentada de hacer textos como churros.

  2. «(…) y un perro lamiéndose la entrepierna con tanto fervor que te hace preguntarte qué le habrás hecho tú a la evolución para que te ponga tantas costillas.»

    Ya tengo tema de reflexión para estas navidades.

  3. Yo desde esta micro oficina consulta en mi MAC el correo e-mail más caro del mundo el @xtraluxury.com 😉

  4. Me quedo con el vídeo, es gratis e impresionantemente original…para perder el miedo a los vampiros.

Comments are closed.